Un viaje frustado

Hace un año iba a emprender el viaje de mis sueños: por fin iba a visitar Túnez, un país que me atraía muchísimo por su mezcla entre parajes desérticos y lugares paradisíacos. Llevaba varios meses con los billetes comprados, el hotel reservado y los detalles de desplazamiento, transporte y otros trámites ya realizados; además, había preparado varias rutas para la semana que íbamos a pasar allí. La idea era viajar a lo largo del país y visitar una buena parte de los puntos clave del territorio: desde el coliseo de el Djem, uno de los más grandes del mundo, hasta la ciudad de Cartago pasando por la capital, el desierto de sal de El Chott el Jerid y el precioso pueblo de techos azules Sidi Bou Said.

El último día lo pasaríamos en una de las maravillosas playas del país, con la perspectiva de volver a casa con las pilas bien cargadas y la cámara repleta de imágenes inolvidables. Sin embargo, debo decir que, por desgracia, las cosas no salieron en absoluto como había planeado. Y es que, a pesar de haber sido tan sumamente concienzuda con el plan de viaje y con la planificación de todos los lugares que íbamos a visitar, se me olvidó contemplar un aspecto de gran importancia que echaría al traste buena parte de nuestros planes.

El primer día aterrizamos por la noche; no tuvimos ningún problema a la hora de llegar al primer hotel y, como estábamos cansados, decidimos cenar algo ligero en el mismo recinto y dejar las excursiones y los tours para el día siguiente. Yo me había informado lo bastante como para saber que, cuando viajas a determinados países del extranjero, es importante consumir solamente agua embotellada para evitar problemas de estómago y diarreas imprevistas, la llamada “diarrea del viajero” que dicen. Sin embargo, lo que no había tenido en cuenta era que tenía que cuidar más aspectos para evitar este trance; tanto mi pareja como yo nos cepillamos los dientes y nos enjuagamos la boca empleando agua del grifo; nos pareció innecesario tomar tantas precauciones.

Al día siguiente nos fuimos al zoco de la ciudad y efectuamos unas cuantas compras; entre el regateo con los diferentes vendedores y las caminatas por la ciudad acabamos extenuados; además, las temperaturas eran bastante altas. Estábamos hambrientos y teníamos ganas de probar la comida tradicional del lugar, pero la zona en la que nos encontrábamos estaba repleta de lugareños y turistas: casi no se podía ni caminar. Al final, terminamos comprando algo de comida en uno de los puestos ambulantes que nos encontramos; también me habían advertido al respecto, diciendo que lo más aconsejable era evitar los alimentos expuestos al aire libre, pero la comida tenía buen aspecto y no queríamos tener que esperar más y retrasar nuestro viaje. Al caer la tarde estábamos tan cansados que nos fuimos derechos al hotel: al día siguiente teníamos un viaje de unas tres horas en autocar y queríamos estar bien descansados para la jornada.

El problema fue que no llegamos a realizar la excursión; al día siguiente tenía un dolor de estómago agudo que me llevó de cabeza al váter… y tardaría bastante rato en salir de allí. Tenía una diarrea fortísima y no podía alejarme demasiado de allí; además, los calambres de estómago me tenían doblada de dolor. Mi pareja tenía algunas nauseas, pero no fue hasta la tarde cuando empezó a sufrir unos efectos similares a los míos. La consecuencia de no cuidar la comida que ingerimos ni el agua que utilizamos no se hizo esperar: las tan ansiadas vacaciones quedaron bastante diezmadas, ya que durante los tres días siguientes fuimos incapaces prácticamente de movernos de la cama y nuestra condición física era deplorable. Además, en el botiquín tampoco habíamos incluido ningún medicamento para la diarrea, de modo que nos encontrábamos bastante a expensas de la situación.

Aquellas vacaciones fueron un fracaso, pero lo que está claro es que aprendí de sobra la lección. Ahora, cuando me planteo un viaje a algún lugar exótico tengo claro lo que no debo hacer si quiero practicar turismo de verdad. Con unas vacaciones perdidas ya hemos tenido más que suficiente.

pexels-photo-346826-(2)-(1)

Si te vas de viaje, aparca tu coche de forma segura

Seguro que estas semanas te encuentras en plena preparación de las próximas vacaciones de verano y, si tienes algo de suerte, seguro que vas a realizar ese viaje tan esperado durante todo el año o incluso toda tu vida. Pues, si eres un afortunado de estos, quizás el viaje que realices será en el extranjero y tendrás que coger un vuelo que durará varias horas, pero antes has de asegurarte de dejar a buen resguardo tu propio coche que te ayudará a trasladarte al aeropuerto.

Este caso comentado es habitual, y mucho más durante estas fechas que ya tenemos el viaje contratado, hotel, traslados, ruta turísticas, los mapas debajo del brazo y las maletas ya abiertas encima de la cama para ir llenando poco a poco con toda la ropa necesaria para el país de destino. Si vas a Croacia prepara bañador y chanclas, pero si vas a Alemania que no se te olvide un chubasquero por si acaso aparece la típica llovizna que gotea constantemente el norte de Europa. Antes de irte tendrás que ver dónde dejar tu coche toda esta semana tan deseada, buscar un sitio cercano, seguro y que sea práctico para despreocuparte durante estos días de desconexión total.

En ClickViaje hemos buscado la mejor oferta de parking en el aeropuerto de Alicante. Después de ver varias empresas de la zona, la que más nos ha gustado es la oferta de Aquacarparking. Por menos de 30€ a la semana (que saldría a poco más de 4€ al día) podrás dejar el coche en la misma puerta del aeropuerto alicantino, bajar tus maletas y recogerán tu automóvil allí mismo, con tu consiguiente contrato y con total seguridad.

Olvídate de colas o trayectos innecesarios porque, además de recogerlo en la misma zona de salidas, también te lo entregarán a la hora indicada en la zona de llegadas. Siempre realizando un seguimiento del número de vuelo por si surge algún retraso y estando coordinados al máximo para llegar en el momento oportuno.

Esta es la mejor forma de no tener que preocuparte por tu coche para ir al aeropuerto o depender de otras personas que te acerquen hacia la misma salida. Y, por un precio inferior al 50% del parking oficial del aeropuerto de Alicante, tendrás mayores prestaciones y calidad para poder disfrutar tranquilamente de tus vacaciones soñadas en aquel país que tanto habías preparado estos meses.

¡¡Felices Vacaciones!!

parking-aeropuerto-Alicante (1)

La Ruta de Don Quijote en el centenario de la muerte de Cervantes

8748624391_d5fb321cc2_z

Foto: Diógenes 😉 (Flickr)

El año 2016 está siendo celebrado el IV centenario de la muerte de Miguel de Cervantes, creador de una de las obras más conocidas de la literatura universal, El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha.  Y que mejor forma de rendir un homenaje al escritor que recorrer en autocaravana la Ruta de Don Quijote, un recorrido por los lugares en los que supuestamente tuvieron lugar las andanzas del icónico personaje literario que puso a Castilla la Mancha en el mapa mundial.

Son dos los recorridos que se pueden realizar en función del tiempo y las ganas que tengamos, pudiéndose hacer el que recomienda el Patronato de Turismo de Castilla La Mancha, de más de 2.500 kilómetros y que pasa por 148 municipios, o bien recorrer una versión reducida, pensada para recorrer en caravana, que pasa únicamente por los lugares más emblemáticos de la novela y que reduce el número de kilómetros hasta los 600.

La ruta comienza en la ciudad de Toledo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Un ciudad con una enorme cantidad de edificios, monumentos y rincones que visitar, recomendándose la visita al mirador del Valle, que ofrece una visión completa de la localidad. El recorrido continua por tierras manchegas pasando por Nambroca, el castillo de Alminocid de Toledo y las ruinas del castillo de Peñas Negras, en Mora, hasta llegar a la localidad de Tembleque, con una de las plazas más espectaculares de toda Castilla La Mancha.

En la localidad de Campo de Criptana, en tierras de Ciudad Real, llegamos a uno de los lugares más representativos de la novela. El lugar donde el hidalgo confundió los tradicionales molinos de viento con gigantes a los que derrotar. La imagen de estos molinos centenarios se ha convertido en uno de los símbolos de la comarca y los diez molinos conservados se mantienen en buen estado y se continúan usando como museos.

A tan sólo 18 kilómetros de Campo de Criptana se encuentra una de la localidad de El Toboso, hogar de Dulcinea, el gran amor del protagonista de la novela. Es de obligada visita el Museo Cervantino donde se exponen ejemplares antiguos del libro.
La ruta continua hacia Ossa de Montiel, lugar donde se encuentra la cueva de Montesinos donde Don Quijote desciende a través del tiempo, y el Castillo de Rochafrida.

El camino continúa hacía Villamanrique y pasa por el castillo de Montizón hasta llegar a las tierras de Valdepeñas, donde hay una iglesia de Trinitarios y se pueden disfrutar de los famosos vinos con denominación de origen de la zona.
Siguiendo el recorrido del rio Acer llegamos a Almagro, un importante enclave histórico-artístico que merece ser visitado, especialmente el impresionante Corral de las Comedias y su Plaza Mayor, y donde a pocos kilómetros se puede alcanzar el Parque Nacional Tablas de Daimiel, uno de los más importantes de toda España.

La siguiente parada lleva hasta Puertollano, localidad minera que conserva gran parte de las edificaciones industriales y que da paso hacia los campos de Calatrava, con localidades como Calzada de Calatrava, cuyo hijo predilecto fue nombrado el director de cine Pedro Almodovar y donde se puede ver el impresionarte castillo de Salvatierra construido sobre una fortaleza musulmana.

El punto final de la ruta en autocaravana se encuentra en Argamasilla de Alba, supuestamente el famoso lugar de cuyo nombre no quiso acordarse Cervantes, y donde está la cueva de Medrano que sirvió de prisión para el escritor y donde se dice que empezó a escribir su gran obra.

Haz el viaje perfecto gracias a las aplicaciones móviles

Desde hace algunos años a esta parte, ha cambiado la forma de contratar nuestros viajes. Atrás quedaron las reuniones con los comerciales en las agencias de viajes negociando qué hotel nos convenía más o que vuelo era el más económico. Pero incluso, los ordenadores se han quedado obsoletos en cuanto a las reservas de viajes se refiere.

Ahora el instrumento más utilizado para contratar hoteles, trenes, o billetes de avión son los dispositivos móviles y las tablets. Aunque hay que remontarse hasta hace algunos años (4 ó 5 aproximadamente) para ver que la explosión definitiva llegó con la aparición de los smartphones y sus revolucionarias aplicaciones que supusieron un boom en el mundo de la tecnología.

Son miles las que podemos encontrar en los teléfonos móviles y dirigidas a todos los públicos: para los más tradicionales están las que conservan el formato original de las páginas webs, con fotos, comentarios, vídeos… y para los más avanzados, las que nos consiguen el vuelo más barato y la reserva hotelera más económica. Las más destacadas en este aspecto son  Skyscanner, aplicación que compara rápidamente más de 1.000 compañías aéreas. Es completamente gratuita y está disponible para todas las plataformas; o Really Late Booking, destinada especialmente para los más olvidadizos y dejados a la hora de contratar sus viajes. Te permitirá hacer reservas de última hora obteniendo descuentos de hasta el 70%.

skyscanner

Pero para que tu viaje sea inolvidable existen otras curiosas aplicaciones como la de Primeros auxilios, por si tienes problemas con picaduras o golpes de calor, o Vocre, una especie de micrófono traductor que debemos encender cuando nos hable una persona en otro idioma y que nos traduce lo que nos está diciendo. También hay otras que localizan nuestro móvil o Tablet si lo perdemos o que nos ayudan a encontrar el restaurante más rentable en la comparación calidad-precio.

Este tipo de aplicaciones que en muchas ocasiones pensamos que solo sirven como diversión o como curiosidad son las que hacen que nuestro viaje sea totalmente perfecto.

BlaBlaCar: éxito económico y medioambiental

La difícil situación económica de las familias españolas ha provocado el descenso de los desplazamientos veraniegos de jóvenes y parejas sin niños, así como el aumento del traslado en transportes como el autobús o el tren para aquellos que estudian a cientos de kilómetros de sus domicilios.

Esto hace que en ocasiones debamos retrasar nuestros viajes, o incluso que lo cancelemos debido a la gran ocupación de esos medios de transporte. Eso fue lo que le ocurrió a Frédéric Mazzela al querer regresar a casa en Navidad.

Tras este traspiés, decidió que crear la aplicación BlaBlaCar. De esto hace ya nueve años, y ahora es una de las fórmulas más utilizadas para viajar. Consiste en que la persona o personas que vayan a realizar un viaje pongan en este web con adelanto su destino y las plazas disponibles en su coche. También ponen el precio que deberá pagar quien quiera viajar con ellos. Un precio que en muchas ocasiones puede incluso ser negociable.

imagen blablacar

Esta innovadora aplicación permite que una pareja que viaje, por ejemplo, de Madrid a Cádiz, no gaste 100 euros en gasolina, sino que reparta gastos con otra u otras personas que quieran viajar el mismo día, al mismo lugar y que tuviese que hacerlo en autobús por unos 70 euros, y que gracias a BlaBlaCar puede hacerlo por menos de la mitad.

Y no solo supone un ahorro para el bolsillo, sino también para el medioambiente. Vincent Rosso, country manager de esta compañía aseguró que este uso compartido del vehículo ha evitado la emisión de más de 700.000 toneladas de CO2, lo que supone un gran respiro para la tan castigada naturaleza.

Es la importancia de las nuevas tecnologías. No solo nos ayudan a ahorrar costes, sino que, en ocasiones como estas, también ayudan a la conservación de nuestro entorno. Y la compañía crece. Reciben cinco millones de visitas diarias y el grado de éxito es de un 96%.

Eso sí, en los últimos años, ante tal éxito han surgido otras aplicaciones como amovens.com o conduzco.es. Crece la competencia, pero BlaBlaCar sigue siendo el número uno en este nuevo mercado.

 

Empieza la cuenta atrás para Fitur

Hoy Cristina Miguel de Viajando Today nos escribe sobre una de las ferias más importantes del sector turístico:

Empieza la cuenta atrás para Fitur,el próximo miércoles abre sus puertas una de las ferias más importantes sobre turismo a nivel internacional, hoy voy a hablaros de lo interesante y de lo que no mola nada encontrarse en Fitur. Aunque debido a la coyuntura general este año vemos su espacio reducido y el número de empresas participantes ha decrecido considerablemente, esta es mi feria favorita por excelencia.

 

Si eres visitante fuera del sector:

La feria está abierta el público el sábado y el domingo (2 y 3 de Febrero),si planeas un gran viaje (como por ejemplo una luna de miel) Fitur es tu sitio ya que puedes recopilar información sobre un amplio abanico de destinos y muy raro tiene que ser éste para que no encuentres su espacio o bien un touroperador que lo lleve en catálogo .Fitur es donde debes buscar información, donde en muchos casos en más fiable ya que no solo hay operadores que te enseñan lo que conviene sino que los propios países de venden allí y ellos mismos serán quienes mejor te puedan informar sobre determinados asuntos. Fitur te acerca a destinos que quizá ni si quiera se te habían pasado por la cabeza que fuesen a llamar tu atención, si tienes elegido destino quizá descubras que más de una agencia distribuye el mismo producto (recordemos que casi todos vendemos lo mismo, muy pocos touroperadores venden destinos en exclusiva),todas las provincias de España tiene su espacio en esta feria y además muchos municipios también cuentan con una zona para darse a conocer, puedes descubrir lugares cerca de casa totalmente desconocidos para hacer miles de cosas, desde rutas a caballo hasta deportes extremos, talleres gastronómicos y vinícolas promocionando platos y vinos de la tierra para que nos demos cuenta (tod@s) que mola subir a un avión y bajar en la otra punta del mundo pero a veces hay quien no conoce lo que tiene alrededor y no sabe lo que se pierde.

 

Si eres profesional:

Si eres profesional (30/01 a 01/02) antes de ir a Fitur tómatelo con filosofía porque Fitur mola pero es agotador. Si llevas algo de tiempo en este mundillo es como la reunión de viejos estudiantes del colegio, te pasas todo el dia repartiendo besos y estrechando manos.

Se  van dibujando los destinos estrella de la próxima temporada, siempre descubres algo nuevo porque el mundo es muy grande y nunca dejamos de aprender, yo siempre me llevo mil folletos de estaciones de ski, los nuevos tratamientos de balnearios, alguno temático de alguna cuidad que me guste y si tienes que recomendar una buena estación de ski para una circunstancia concreta, una ruta especifica en alguna cuidad o te pillan con los nuevos programas del balneario de moda viene fantástico como “chuletario”.

Lo peor de Fitur en la cantidad de gente que se “cuela” los días de profesionales; las excursiones de tercera edad que organizan multitud de ayuntamientos, los universitarios que pasean con maletas llenas de qué El aeropuerto está cerca chic@s pero facturación queda un poco más al norte).

Ciertas personas de vuelven verdaderamente locas cuando ven que abre un stand en el que algo es gratis y aunque jamás en su vida vayan a usarlo y probablemente acabe en la papelera más cercana, forman una fila inmensa en lo que no faltan los empujones y que te impide pasar de un mostrador a otro.

Para mi lo mejor de Fitur,es el encuentro en si, ya que se aprovecha para celebrar distintas conferencias/congresos,etc… que vienen bastante bien para mas adelante,el encontrarte rodeada de gente que no te mira raro cuando escribes Air Europa como UX o Paris como CDG,es cuando empieza el año,te enseñan las cosas nuevas y miramos al futuro con mejor cara.

 

Para más información os dejo enlace de Fitur.

http://www.ifema.es/fitur_01/