Lanzarote: paisajes naturales y volcanes

Las Islas Canarias. Ese paraíso tan lejos pero a la vez tan cerca. A tan sólo 2 horas en avión podemos encontrar verdaderos lugares de paz y tranquilidad que combinado con su característico paisaje volcánico hará que los turistas no olviden este maravilloso archipiélago.

Pero en esta ocasión queremos hablar concretamente de Lanzarote. Una de las islas más orientales de todo el conjunto canario que fue nombrada Reserva de la Biosfera por la UNESCO en 1993. Con 140.000 habitantes y una extensión de 850.000 kilómetros cuadrados es conocida en el entorno como la “isla del fuego”. Más del 40% de su superficie está protegida bien por entidades europeas, nacionales o autonómicas, lo que demuestra la gran riqueza natural de esta tierra.

Son muchos los lugares de interés que pueden ser visitados en esta isla. Por eso vamos a hacer desde aquí un mini recorrido a aquellos lugares que no deben dejar de lado los turistas en Lanzarote.

  • Parque Nacional de Timanfaya. Cuenta con más de 25 volcanes. Su última erupción data, según documentos de la isla, de 1730 y 1736, aunque se ha demostrado que todavía tiene actividad volcánica. Esta reserva, en la que prácticamente no se aprecia la mano del hombre, conviven más de 180 especies vegetales.
  • Los Jameos del Agua. Se encuentran en el interior del túnel volcánico producido por la erupción del Volcán de la Corona. Sus largos y profundos pasillos con numerosas formas geomorfológicos singulares y representativas, son muy atractivos y uno de los lugares más visitados por los turistas de la isla.

  • Reserva Natural Integral de los Islotes. Se encuentran al norte de la isla y gracias a sus elementos geomorfológicos poseen un gran valor científico, debido sobre todo al gran número de especies amenazadas y en extinción que sobreviven en este paraje.
  • Paraje Protegido de Tenegüime. Muy valioso en cuanto al paisaje se refiere, conserva en su interior numerosas aves de interés como los cernícalos y las pardelas. Se alza sobre los municipios de Teguise y Haría y cuenta con 421 hectáreas.

Pero sin duda lo que más llamará la atención a los turistas de esta isla serán sus kilométricas playas de arena blanca. Algunas de las más visitadas son la Playa Blanca en Puerto del Carmen con más de mil metros de extensión o la de Matagorda también en Puerto del Carmen, ésta con 850 metros de longitud y una de las más importantes para la práctica de windsurf por la fuerza con  la que el viento pega en esta costa.