A Noruega, en busca de El grito

Este año se celebra el 150 aniversario del nacimiento del pintor del expresionismo, el famoso artista Edvard Munch que refleja en sus obras la soledad, la angustia, la muerte y el erotismo.

En este último tiempo ha cobrado una inusitada popularidad, ya que en 2012 una de sus cuatro versiones de El grito fue adquirida por 120 millones de dólares, en Sotheby’s de Nueva York, convirtiéndose  en la obra más cara vendida en una subasta pública.

Dos años después, tres individuos armados y a plena luz del día, ingresaron al Museo Munch en Noruega, frente a la mirada de los turistas, y robaron dos de sus obras más valiosas: El grito (1893) y Madonna (1894-95). El museo esperó una nota http://www.phpaide.com/demos/PowerPetition/ de rescate y luego ofreció una recompensa del 97 millones de euros para recuperar las piezas, pero nada pasó. Dos años después, la policía anunció el hallazgo de las obras ilesas, en los alrededores de Oslo.

Por ello, ahora Noruega quiere capitalizar el éxito de Munch con una serie de actividades en torno a su figura. En febrero se lanzó un libro con la historia de la ejecución de El grito; en octubre se hará una exposición en Zurich con la mayor colección privada de obras gráficas de Munch, y durante el resto del año el Museo de Henrik Ibsen exhibirá diseños teatrales que reflejan cómo la estética de Munch influyó al  dramaturgo.

150 Munch Noruega

Esta semana, el Museo Munch junto con la Galería Nacional de Oslo  ha inaugurado Munch 150, la mayor exposición dedicada a Edvard Munch (1863-1944), con 220 pinturas, incluyendo las dos piezas robadas, más otros 50 dibujos.

Qué mejor excusa se puede tener para viajar a Noruega que esta exquisita exposición que homenajea a uno de los pintores más importantes de la historia. La presentación más completa de la obra de Munch realizada hasta la fecha.