Una Navidad mágica en Alemania

La Navidad se nos echa ya encima, esa época de paz, de amor, de familia y también de frío. Son unos días encantadores en los que la magia aflora a la vez que la bondad, días de nieve y de mercados navideños. Y en este sentido, Alemania es una de las más destacadas a nivel internacional. El frío que caracteriza el territorio centroeuropeo queda a un lado cuando visitamos las hermosas casetas de las ciudades germanas.

Foto: duendevisual.wordpress.com

Foto: duendevisual.wordpress.com

Hemos oído más de una vez eso de que los alemanes adoran hacer todo a lo grande: la cerveza, las salchichas, los inventos. Y en el caso de los mercadillos para estas fiestas tampoco se quedan atrás. Un claro ejemplo es Berlín, que dispone de más de cincuenta zonas con casetas para disfrute de los autóctonos y de los viajeros. Pero no es la única, ya que muchas ciudades poseen algunos mejores que los de la capital. Con la compañía de la nieve destacan los de Núremberg, Stuttgart o Dresde.

En los distintos mercados se combinan los numerosos regalos que se pueden comprar con la exquisita gastronomía típica de cada zona. Las piezas de artesanía, las joyas de otra época y diferentes adornos, se entremezclan armoniosamente con el Glühwein, un vino caliente con especias muy típico en el país germano.

En el ambiente reinan la alegría y la diversión. Las ciudades se convierten en un mar de sonrisas que surgen de sólidos abrigos para aportar el calor necesario para afrontar el invierno. Además, orquestas de viento y diversos coros crean una espléndida atmósfera musical que acompaña a los visitantes, contribuyendo a crear un paisaje de película y a mejorar diciembre tras diciembre una de las épocas más bonitas del año.

Viaja un fin de semana a un destino sorpresa

¿Imaginas tener un viaje preparado a un destino sorpresa y enterarte sólo dos días antes? Es lo que propone la web Waynabox, un portal que gestiona tu viaje a un lugar que no sabrás en el momento de pagar, porque según ellos “vivir es un viaje, no un destino”. Importa el concepto de viajar, y no tanto el lugar al que lo haces. Sólo necesitas saber cuánta gente vais a desplazaros y abonar el dinero. El resto de la tarea corre a cargo de estos innovadores.

Múltiples destinos a sólo un click

Foto: Ocholeguas

El funcionamiento es muy sencillo. En primer lugar debes seleccionar el fin de semana en el que puedes realizar tu escapada, señalar cuántas personas vais a participar y lógicamente pagar. En el precio están incluidos los vuelos y el alojamiento, por lo que no tienes que preocuparte absolutamente de nada. A continuación descartas las ciudades que no querrías que te tocaran, y dos días antes de la fecha marcada, se pondrán en contacto contigo para que conozcas el destino al que irás.

En esos dos días has de imprimir los documentos e investigar sobre los distintos monumentos y lugares que visitar durante el fin de semana. Sin duda es una gran idea para disfrutar de vez en cuando, y tan sólo necesitas unos clicks para organizar tu viaje.

La indecisión en torno a tu destino desaparece, pues disponen de una oferta de 12 ciudades europeas, de las que puedes descartar aquellas en las que ya hayas estado o no te apetezca visitar en ese momento. Las opciones varían según el aeropuerto de salida que escojamos. Por ejemplo, partiendo desde Madrid encontramos París, Milán, Londres, Bruselas, Ginebra, Tenerife, Roma, Lyon, Nantes, Tánger, Frankfurt o Dublín. Desde Barcelona, algunas de estas no están en la oferta disponible, pero aparecen otras como Rotterdam o Estocolmo.

Córcega, la isla de la belleza

La “Isla de la belleza” que dirían los franceses es un pequeño terreno que se sitúa en el Mar Mediterráneo, muy cerca de Italia. Córcega mezcla en su fisonomía distintos paisajes que forman un bello contraste. Las hermosas y exóticas playas se van uniendo progresivamente a las enormes montañas que sobresalen en el interior, destacando el Monte Cinto, con más de 2700 metros de altitud.

Los litorales también varían según la zona de la isla en la que nos encontremos, de manera que en un lado caminaremos por la fina arena blanca al nivel del mar Tirreno, mientras que en el otro extremo vamos a observar imponentes acantilados. Podríamos decir que es una montaña en medio del mar. Sin embargo, esto nos va a permitir una gran variedad de actividades, destacando las rutas de senderismo a través de una de las rutas más duras del continente o el esquí durante los meses de invierno. De este modo, no es un destino únicamente de verano como se suele pensar de las islas del Mediterráneo. En el camino nos saludarán bosques de pinos, viñedos y varios ríos.

La ciudad de Bonifacio, Córcega.

La ciudad de Bonifacio, Córcega.

Dejando a un lado la naturaleza puedes visitar algunos de los pueblos más bellos de la zona. En el norte, que es mucho menos turístico, puedes descubrir Bastia, cercana a Francia y con gran peso en la economía. Al sur encontraríamos Bonifacio, con vistas a Cerdeña y una belleza imponente provocada por su situación sobre inmensos acantilados. Y en la parte media de la isla podemos visitar Ajaccio, capital de Córcega y lugar donde nación Napoleón Bonaparte. En todas ellas podemos contemplar los restos que han ido dejando las distintas civilizaciones que han pasado por aquí, desde fenicios y griegos, a romanos y bizantinos.

Además de la naturaleza y la arqueología, otro gran atractivo de este territorio francés es la gastronomía. De hecho, son muchas las personas que acuden a este lugar para admirar y degustar algunos de los típicos que son un auténtico placer para el paladar. Además, se suelen acompañar de un buen vino, con varias denominaciones de origen que siguen la tradición francesa de la para la elaboración de caldos.

Para llegar a Córcega, la mejor opción es visitar antes el sur de Francia, ya que no hay vuelos directos desde España. Por tanto, un gran viaje sería descubrir algunos rincones del sur del país galo y después coger un ferry hasta la isla, con la posibilidad de llevar nuestro propio vehículo.